viernes, 4 de julio de 2008

Fotos de familia

Estuve pensando sobre las viejas fotos de la familia... en especial una que reposa inmóvil en los muros de casa de mi abuela, es de mi madre cuando tenía un año y cachito de edad. Es un pasado cotidiano que está de mas decir no viví, y que esta documentado por varios elementos, uno de ellos por supuesto estas fotografías y el otro, igual de fascinante, la tradición oral... Y es que estuve pensando que esas épocas viven en tenues imágenes que en formas, colores, espacio y demás elementos, están basados en un 95% en esas fotos.

Mi abuelo, Antonio Velasco Alcázar, “el alemán”; de él recuerdo un par de fotos, donde posa muy natural, erguido, elegantísimo con su corte tipo “flep tap”, una espalda monumental y revestido con una chamarra tipo cazadora de piel en color tinto (que hoy esta en mi closet) y en base a esa foto comienzo a construir el mito en mi mente. Las historias que de él cuenta mi abuela... lo puedo ver llegando en su moto tipo “a toda maquina” con un porte que envidio y admiro... el punto es... que, desde nuestros abuelos hasta nuestra generación... no era muy común el tener a mano una cámara fotográfica para documentar al detalle cada momento extraordinario en nuestras vidas, ni cada momento tan cotidiano como el amarrarse las agujetas.

Hoy todos tenemos a mano una cámara digital de por lo menos 3 mega píxeles, y documentamos nuestro diario quehacer con disparos a diestra y siniestra, algo que me parece muy bueno también, pero quizás nuestros hijos no tengan la posibilidad de crear ese mito y esa fantasía que en complicidad con nuestra imaginación crece detrás de cada retrato y de cada vieja fotografía y en cada viejo relato. De mi otro abuelo, Antonio Mota Vega hay muy pocas fotografías (por no decir ninguna)... por fortuna tengo una abuela que gusta de contar una y otra vez, con lujo de detalle las historias de “su ranchero” gracias es eso puedo imaginar como fue que mi abuelo durante mucho tiempo, día tras día echaba mano de su genio y de su verbo para enamorar a mi abuela con una carta... y así entre fotos e historias mi mente vuelve a crear imágenes tan contundentes como los recuerdos...

1 comentario:

  1. MOTA, QUE DELICIOSO ES LEERTE NETA JEJEJE... CREO QUE CASI SIN DARTE CUENTA ME HAS REGALADO UN POCO DE LA MISTICA DE LAS FOTOS Y DE LAS HISTORIAS DE ANTAÑO... DE LA IMPORTANCIA DE TU CHAMARRA TINTA UFF!!!... PERO SOBRE TODO DE LA MAGIA QUE HACIA TU ABUELO SOBRE UNA HOJA DE PAPEL PARA LOGRAR ROBARLE UN SUSPIRO A LA MUJER QUE AMABA WOHHHW... LOS RECUERDOS MISTICOS DE UNA VIDA COTIDIANA QUE TAL VES LAS PROXIMAS GENERACIONES NO DISFRUTEN MAS... QUE SUERTE QUE AUN NOS TOCO RESPIRAR EL POLVO RANCIO QUE DESPRENDEN LAS FOTOS VIEJAS,QUEDARA IMPRESO EN NUESTRA MEMORIA POR SIEMPRE.

    ResponderEliminar