El craneo!



Aún sonríes cuando te postras en ese viejo sendero, tan sincero como tu humana condición, de tu desesperanza, en tu viejo recinto, tan sincero como tu funeral.




Comentarios